Google+

4 jul. 2014

Salmorejo de Melocotón





Cuando supe que la propuesta para el #RetoFacilisimo de este mes de julio era 'Fruta', vino a mi mente el melocotón. No sólo porque es una de las frutas de temporada, sino porque si pienso en fruta y verano, me viene a la mente un libro que tienen mis hijos: 'Cuentos de Verano', que contiene entre otros relatos, el de 'Momotaro, el niño melocotón'. También resulta interesante conocer cómo llegó a convertirse en el fruto que representa la longevidad en la cultura china, de donde es originario: Según cuenta una leyenda china la Reina Madre de Occidente (Xiwangmu) recitaba poseía en un huerto de melocotones cerca de su palacio en las montañas de Kunlun, pero en este lugar los árboles sólo florecían cada 3.000 años y sus frutos necesitaban otros 3.000 años para madurar. Por ello a estos melocotones se les atribuía el poder de la longevidad, representando una fuente de la juventud para esta cultura oriental.




Aunque el melocotón no sólo sirve para alimentar el alma...Es una excelente fruta para nuestro principal propósito de verano, sí, ese: tener un aspecto saludable. Es un poderoso antioxidante, con alto contenido en betacarotenos, vitamina C y selenio, por lo que es ideal para lucir una piel perfecta, y ayudará a que los efectos del sol no sean tan dañinos. Además proporciona un buen aporte de fibra, así que tiene propiedades laxantes, y su aporte de agua y potasio lo convierte también en un buen diurético. Y por si fuera poco, tiene efecto saciante. ¿Qué más se le puede pedir?




Pues le pediremos una sencillísima y refrescante receta en la que no pierda parte de sus propiedades por ser cocinado, y nada mejor que este Salmorejo de Melocotón. 

Ingredientes

-700gr. de melocotón rojo (unos 7 melocotones)
-200gr. de tomate maduro (unos 2 tomates)
-30gr. de pan duro
-100gr. de aceite de oliva virgen extra
-20gr. de vinagre suave (blanco o de manzana)
-Sal, Pimienta y 1/2 vaina de vainilla




Modo de Preparación

Pelar y trocear los melocotones y los tomates. Triturar todos los ingredientes con la minipimer lo más fino posible, y colar (o a máxima velocidad en la thermomix y no tendrás que desechar la fibra porque no es necesario este último paso de colar el salmorejo). Ya sólo queda servirlo bien frío y decorado por ejemplo con arándanos deshidratados y un poco de aceite.




Si quieres conocer el resto de propuestas del tema elegido este mes, no dejes de verlas en #RetoFacilísimo.