Google+

30 nov. 2014

Espinacas a la Crema con Thermomix



Este es un acompañamiento nutritivo y sabroso que se prepara en nada. Tanto, que habrá quien lo coma como plato único. Las espinacas, ricas en vitaminas, fibra, minerales, y además cargadas de propiedades antioxidantes, no son las favoritas de mis hijos...y tampoco de determinado adulto...Pero esta forma de prepararlas, con uno de sus ingredientes favoritos: El Queeeeeso, hace que las coman incluso con cara de gustarles!

Ingredientes

1 buen manojo de espinacas frescas
4 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal

50 gr. de harina
500 ml. de leche
15 gr. de mantequilla
Nuez moscada
Pimienta

300 gr. de queso curado o semicurado

Puedes sustituir la leche por leche de soja o arroz, el queso puede ser sin lactosa o queso curado de cabra, la harina de trigo por harina de maíz, o harina sin gluten...He variado los ingredientes según lo que tuviera abierto atendiendo a mis intolerancias y el resultado es igual de bueno.





Modo de preparación

Lo primero que haremos será rallar el queso frío de la nevera programando unos segundos a velocidad máxima. Reservamos.

Sin lavar el vaso, bajamos los restos con la espátula. Ponemos el aceite y los ajos, programando 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 3-4.

Volvemos a limpiar las paredes del vaso con la espátula, llevando los ajos y aceite hacia el fondo. Programamos otros 5 minutos en varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara. Ponemos en funcionamiento y vamos echando las espinacas troceadas por el agujero del vaso, así como la pizca de sal.

Cuando acabe este tiempo programado, añadimos la harina, que rehogaremos 1 minuto a 100º y velocidad 2-3. Añadimos entonces la leche, la mantequilla, la nuez moscada y la pimienta al gusto. Programamos 7 minutos, 100º, velocidad 2.

Ya sólo queda pasarlo a una fuente resistente al horno, espolvorear con el queso que teníamos reservado y gratinarlo al horno hasta que el queso esté dorado.




En este caso han servido de guarnición para un lomo de cerdo a la mostaza riquísimo, de esos que llegan a casa en tupper un domingo cualquiera, de esos que prepara MAMÁ ;-)








24 nov. 2014

Pan Dulce de Navidad



Se puede decir que en casa ya es Navidad. Los últimos días de lluvia nos han invitado a empezar con las manualidades y algunas recetas dulces. Entre ellas, este pan que yo diría que se queda a medio camino entre un Panettone italiano y un Stollen alemán. ¡No dejes de hacerlo porque es el bocado perfecto para las visitas!

Ingredientes

500gr de harina
1 sobre de levadura
100gr de azúcar
125ml de leche
200gr de mantequilla 
6 yemas de huevo
Ralladura de 1 limón
1 pizca de sal, canela y clavo molidos
Fruta confitada
Azúcar Glas
Papel de aluminio


Modo de preparación

Ponemos la harina en un cuenco y hacemos un hueco a modo de cráter en el centro. Añadimos ahí la levadura, así como la mitad del azúcar y la mitad de la leche a temperatura ambiente. Removemos un poco en el mismo hueco y dejamos tapado con un paño durante 30 minutos.

Pasado este tiempo, echamos el resto de la leche y del azúcar, así como la mantequilla, también a temperatura ambiente (a punto pomada). Incorporar también la sal, la canela y el clavo, así como la ralladura de limón. Trabajar la masa con las varillas de amasar. Añadir las yemas de huevo y seguir amasando hasta que no se pegue a las paredes del cuenco.

Dejar reposar tapado con un paño, esta vez, durante una hora para que la masa aumente de tamaño. 

Si no tienes molde de panettone, en lo que reposa la masa, tienes que hacer manualidades: Coge un caldero alto de entre 15 y 20cms de diámetro, no más, y papel de aluminio. Forra con el papel de aluminio la base y las paredes (vale tanto que lo hagas por dentro del cazo como por fuera en función del diámetro del mismo) con las suficientes capas como para que coja algo de consistencia una vez retires el caldero. Ahí tienes tu nuevo molde de repostería. Puedes asegurarlo con un clip de escritorio. Ya sólo queda engrasarlo con mantequilla y espolvorearle harina.



Enharinar también la superficie de trabajo y extender un poco la masa. Añadir la fruta confitada (yo he puesto naranja, limón, y pasas) cortada en cuadraditos en la cantidad deseada. Amasar con las manos con movimientos envolventes con la idea de que la fruta quede bien repartida por toda la masa.


Colocar la masa en nuestro súpermolde y dejar reposar de nuevo 1 hora más. Precalentar el horno a 200º mientras, hacemos un corte en cruz con un cuchillo en la superficie de la masa y pintamos con huevo.  Finalmente, hornear por 45 minutos. Dejar enfriar y espolvorear con azúcar glas.


Ya puedes tener un desayuno o merienda espectacular acompañado de un buen café o chocolate caliente, o también puedes servirlo como postre en las innumerables comidas de estas fechas. Un dulce distinto con el que sorprender a tus invitados.










13 nov. 2014

Probar algo nuevo: Smoothie Antioxidante de Granada


Hay quien con el paso de los años, piensa que ya lo hemos hecho todo, que ya lo hemos visto todo, que ya lo hemos probado todo, que ya lo hemos sentido todo...Olvidamos esa montaña rusa casi diaria para los niños, de lo que sucede con nuestros sentidos cuando descubrimos algo nuevo.

No dejemos de ser nunca niños.

A mi edad, y les confieso que ya no soy ninguna niña, aún disfruto probando algo nuevo. Sin ir más lejos, cuando propusieron este tema para el #RetoFacilísimo de este mes, recordé la explosión de sensaciones que perdura en mi memoria de aquel viaje a Marrakech. 


Nunca había probado la granada. No es una fruta que se viera en nuestros mercados de forma habitual dado que no se cultivaba aquí donde vivo, pero con esto de la globalización y porque quizás ahora que la conozco la busco, hoy en día no hay problema en encontrarla incluso en casi cualquier frutería de barrio. No es que sea una fruta demasiado sabrosa, pero cada vez que la pruebo es como si me encendiera las luces de ese viaje inolvidable. Cada una de sus pepitas estalla en mi boca un recuerdo. Ese exotismo árabe que yo misma le he impreso, y sus propiedades antioxidantes, la hacen especial para mí.

Por otra parte, los smoothies (o zumos o batidos de toda la vida) son perfectos para probar nuevas combinaciones en cada elaboración. Combinaciones de frutas y verduras en función de la huerta, en función de la temporada. Vitaminas y minerales sin procesar, directamente a tu salud. Te aseguro que en cuanto los pruebas, te aficionas de tal manera que ya no puedes vivir sin ellos.

Puedes aprovechar como yo, y añadirles un plus de nutricosmética (yo les pongo colágeno y un supercombinado de 5 tipos de vegetales que os aseguro que funciona, y así lo indican mi piel y mi última analítica!). Pregunta en tu farmacia si te interesa esta opción.

Este en concreto, es rico en antioxidantes, vitamina C, vitamina B, fibra, además de las proteínas, el calcio y el fósforo que le aporta el requesón.



Ingredientes para 2 buenos vasos

1 granada
1 pera conferencia
2 naranjas
2 cucharadas de requesón de cabra


Modo de preparación

Pelar la fruta e introducir junto con el requesón en el vaso de la thermomix, vaso, o lo que quiera que tengas para hacer zumos. La granada es lo que más te dará la lata, debes sacar la pulpa evitando la piel amarilla, pues amargaría. Batir hasta que tenga una textura suave. Recuerda que un smoothie no es muy licuado, digamos que es un zumo que se mastica, pero si no te gusta tomarlo tan espeso, puedes añadir un poco de agua.



¿Y a ti? ¿Te gusta probar cosas nuevas? Pues no dejes de ver el resto de propuestas en el #RetoFacilísimo.