Google+

31 oct. 2015

Ataúdes con Lombrices



Hoy traemos una receta de espanto para merendar en Halloween: Ataúdes de galleta y lombrices de gelatina. Los niños se lo pasarán de mieeeedo en la cocina (nunca mejor dicho), y se comerán hasta la última lombriz.
La receta de las galletas es básica. Puedes quitar el chocolate o sustituirlo por canela, vainilla, etc. para otras recetas.
Las lombrices son de gelatina, ¡que no te eche para atrás su aspecto!


Ingredientes para los ataúdes

-560gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-875gr. de azúcar glas tamizado
-1kg. de harina 
-5 huevos
-200gr. de cacao

Modo de preparar

Amasar a velocidad baja la mantequilla, incorporar el azúcar tamizada, cuando esté integrada, ir añadiendo los huevos de uno en uno (esperar a que se integren en la masa para añadir el siguiente). Por último ponemos el cacao y finalmente 500gr. de harina. Cuando esta masa esté perfectamente integrada, añadimos los otros 500gr. de harina y mezclamos de tal manera que quede repartida por toda la masa, pero sin necesidad de que quede perfectamente integrada.

Dejamos reposar unas 2 horas. 

Esta masa se puede preparar de un día para otro y congelar envuelta en papel film o dejar en nevera. Tan sólo habrá que esperar a que se atempere para extenderla el día que la usemos.

Colocar un papel vegetal sobre la superficie en la que extenderemos la masa. Situar encima la masa, y otro papel sobre ella. Extender con un rodillo cuidando que toda la masa quede con el mismo grosor.




Cortar las galletas con un cortapastas en forma de ataúd, o formarlos con un cuchillo.

Poner en una bandeja de horno y hornear a 180º entre 8 y 12 mins. en función del grosor de la masa.

Dejar enfriar al retirarlas y decorar con lápiz pastelero.




Ingredientes para las lombrices

-2 sobres de gelatina de fresa o frambuesa
-1 sobre de gelatina neutra
-3 tazas de agua
-3/4 tazas de nata
-15 gotas de colorante verde
-100 cañitas
-1 recipiente alto y estrecho

Modo de preparar

Mientras el agua hierve, mezclamos los 2 tipos de gelatina. Vertemos el agua hirviendo y batimos. Dejamos enfriar a temperatura ambiente para añadir la nata líquida y el colorante (a más colorante, más marrones las lombrices).

Colocamos las cañitas en un recipiente alto y estrecho (en nuestro caso hemos usado un vaso de tubo), teniendo cuidado de que queden bien sujetas, y rellenamos con cuidado con la gelatina. Dejamos enfriar en la nevera unas horas.

Para desmoldar usaremos un rodillo a modo de apisonadora sobre las cañitas y tendremos nuestras lombrices, gusanos, o sesos si los colocamos todos juntos...



Esparcirlas en el plato donde queramos presentar nuestros ataúdes y listo para booo merendar!











5 sept. 2015

Tortitas Americanas Súper Esponjosas




Lo sé, no es el desayuno más saludable, pero a veces los niños, y nosotros mismos, nos merecemos un capricho. Y ya que nos lo vamos a permitir, al menos hacerlo de la mejor manera, preparando nosotros mismos la receta y evitando caer en el truco fácil del preparado para tortitas que venden en el supermercado.

Supongo que tu salud te lo agradecerá de alguna manera, y tus hijos, si los tienes, también, porque pasarás con ellos un rato entretenido en la cocina. Y además se sienten tan satisfechos de haber preparado ellos el desayuno...

Te contamos algunos trucos para que queden esponjosas de verdad. ¡No podrás resistirte!




Ingredientes

- 2 huevos grandes
- 50gr. de mantequilla sin sal
- 250ml. de leche
- 50gr. de azúcar blanco
- 2 cucharaditas de azúcar vainillado
- 200gr. de harina de repostería
- 1 cucharadita de levadura en polvo


Modo de preparación

Separa las claras de las yemas. Reserva las claras y empieza batiendo en un bol las yemas con el azúcar y el azúcar vainillado hasta que queden esponjosas. 

Derrite la mantequilla en el microondas a mínima temperatura para que no se queme (pon poco tiempo, unos 15 segundos, remueve y vuelve a poner, así hasta que esté derretida del todo).

Añade la mantequilla y la leche a las yemas y vuelve a batir bien.

Mezcla la harina con la levadura y tamiza sobre el preparado anterior.

Por último, bate las claras a punto de nieve, y añádelas cuando estén bien firmes, con movimientos envolventes.

Ya tienes tu mezcla. Ahora sólo queda pasar a la sartén.

Utiliza una sartén pequeña, de unos 15cms. Úntala con un poco de mantequilla y ponla a fuego medio. Reparte la mantequilla para que toda la base quede engrasada, y echa la masa cuando la sartén esté bien caliente. Deja que se hagan tapadas un par de minutos. Esto hará que la parte superior no quede tan líquida en el momento de darles la vuelta cuando ya estén hechas por debajo. Dales la vuelta con una espátula y espera a que se terminen de hacer, cuando ya estén doraditas por los dos lados. Es cuestión de cogerle el truco, pero ya verás que a medida que las vas haciendo te van quedando mejor.

Unta la sartén con mantequilla cada vez que hagas una para que no se peguen.

Si quieres aderezar la masa, puedes ponerles frutos secos, cereales, semillas o pepitas de chocolate justo cuando eches la masa en la sartén, como hemos hecho nosotros.

Vete reservándolas en torre y tapadas con, por ejemplo, la tapa del microondas, mientras las vas haciendo, para que guarden el calor.

Una vez hayas acabado, ya sólo queda servirlas acompañadas de los ingredientes que más te apetezcan: Nata, nutella, siropes, frutas, etc.

En casa triunfan con nutella, kiwi, plátano (de Canarias, por supuesto) y nata. ¿Cuáles son tus preferidas?






23 mar. 2015

Panecillos de leche integrales



Esta es una receta perfecta para hacer en familia. Confieso que mis hijos eran asiduos a los panes de leche industriales, hasta que descubrieron que los podían hacer ellos mismos. Además de ser indudablemente más sanos y nutritivos, el sabor y el aroma es excepcional.

Si aún no te has atrevido con los panes, esta es una receta sencilla, y te aseguro que una vez los pruebes, ya no dejarás de hacer pan en casa.

Ingredientes

- 250ml. de leche a temperatura ambiente
- 50gr. de mantequilla a punto pomada
- 50gr. de azúcar moreno
- 30gr. de levadura fresca
- 450gr. de harina integral
- 1 cucharadita de sal

Modo de Preparación

Ponemos la harina en un bol grande y hacemos un hueco en medio. Echamos un poco de la leche en el hueco y la levadura. Removemos un poco. Añadimos el resto de la leche, el azúcar y la sal. Removemos de nuevo, y vamos incorporando poco a poco la harina de los lados. Cuando los ingredientes estén mezclados entre ellos, añadimos la mantequilla y pasamos a amasar con las manos.

La masa debe quedarse un poco pegada a las manos. Sería un error añadir más harina para que no se pegue. Hacer una bola y dejar reposar un mínimo de una hora tapada con un paño o papel film. Con el reposo, duplicará su tamaño, se volverá elástica, y ya prácticamente no se pegará cuando la trabajemos de nuevo.



Dar forma a los panecillos, hacer 2 cortes en la parte superior, y pintar con un poco de leche.

Meter en el horno que habremos precalentado a 200º durante unos 15-20mins. dependiendo del tamaño que le hayamos dado a los panecillos (hasta que estén dorados).

Ya sólo falta dejarlos enfriar y disfrutarlos tanto con dulce como con salado. Se conservan perfectamente unos días guardados en recipiente hermético.






21 feb. 2015

Ensalada de Rúcula y Smoothie Antioxidante



Os traigo una receta sana y rápida. De esas recetas ligeras que además te cargan las pilas, un cocktail explosivo de vitaminas y minerales que te llenan de vitalidad.

La rúcula es una hortaliza con innumerables beneficios para nuestro organismo. El primero, que lo activa. Ayuda a la digestión, y nos sacia, por lo que si quieres controlar tu peso, es ideal. También desintoxica, tanto como la col o el brócoli. Calcio, fósforo, manganeso, potasio, carotenos, vitaminas A, B, C, y K, ácido fólico...¿A qué esperas para incluirla en tu dieta?

Para tener una comida completa, no tienes más que añadirle proteína: unos trozos de salmón ahumado en la propia ensalada, o un lomo de salmón a la plancha quedarán perfectos.

Ingredientes

Para la ensalada,
1 tazón de rúcula,
15 tomatitos cherry,
queso fresco de cabra,
1 aguacate pequeño,
1 puñado de sésamo.

Para el aliño,
1 chorrito de aceite de oliva ahumado,
vinagre balsámico,
y 1 cucharada de mermelada de tomate con albahaca.

Preparación

Cortar los ingredientes al gusto, y remover incorporando el aliño.

Lo puedes acompañar de este smoothie antioxidante que te ayuda a reforzar tu sistema inmunológico en esta época de tanto resfriado.

Ingredientes

Para el smoothie,
1 puñado de espinacas
4 mandarinas
1 kiwi
1 vaso de agua

Preparación

Batir todos los ingredientes en Thermomix, vaso, batidora, o lo que quiera que tengas para tal menester.



Una última recomendación, prueba a usar productos locales. Si compras en los pequeños comercios de tu barrio te aseguras ingredientes de temporada de primera calidad. Tu paladar y tu cuerpo notarán la diferencia, y además favoreces el crecimiento de tu comunidad.

¡A disfrutar de tu cocktail saludable!






14 ene. 2015

Croquetas de Pollo y Jamón Ibérico con Thermomix



La Navidad me ha tenido alejada del blog, pero mi compromiso con el #RetoFacilísimo me despierta de mi letargo. Este mes despedimos un año y damos la bienvenida a otro, así que cocinamos bajo el lema 'Algo viejo, algo nuevo'.

Y, ¿acaso hay algo más viejo que las 'cocretas' de pollo de la abuela? 

Y hago un inciso: Creo que 'cocreta' aún no está admitida por la RAE, lo cual me sorprende viendo el elenco de nuevas incorporaciones recientes. Aunque esa es otra historia. Seamos correctos pues, y vayamos con la croqueta.

Alguno se preguntará qué tiene de nuevo una receta de croquetas. Les contaré algo: Antes de ponerme con esta receta, la última vez que tuve contacto con esa masa pegajosa fue hace unos...unos...unos 30 años como mínimo. Veréis, mi madre hacía unas croquetas exquisitas, hasta que llegó el día en que se hartó de dedicarles su tiempo y quiso que se lo dedicáramos sus hijas. Ella hacía la masa, y nosotras dábamos forma y hacíamos el resto del trabajo. Nos dijo: 'Es muy fácil y entretenido'. Con mucha paciencia intentó enseñarnos varias técnicas para que la forma fuera la adecuada y para que no se nos pegaran tanto a las manos. Imaginaos si me marcó la experiencia que aún recuerdo la fuente en la que estaba la masa, y el lugar exacto en el que estaba sentada en la cocina de mi niñez. Imaginaos si me marcó tanto que ese día decidí que nunca haría croquetas cuando se podían comprar preparadas. Por suerte mi madre todavía hizo algunas más, y hace ya bastantes años que le busqué sustituta y mantengo un suministro algo regular: mi suegra. Así que entre las de mi madre, las de paquete, las de los restaurantes (donde las puedes encontrar de todas las formas y sabores), y las de mi suegra, ¿para qué volver a pasar por esa experiencia?

Pues que mejor ocasión que para el #RetoFacilísimo. Como entendí que hacer croquetas de pollo quizás sólo era nuevo para mí, añadí unos pluses para que cada uno de ustedes se identifique con una novedad. Ya, seguro que habrá alguno que los haya probado todos...entonces este post no es para ti (aunque te puedes pasar por otras recetas).

Y esas variantes de lo tradicional son:

- Añadir un nuevo ingrediente que aporte sabor, y claro, en estas fechas, lo que hay por casa es una pata de jamón ibérico que le viene genial.
- Hacer la masa en Thermomix. Y ojo que esto tiene su valor. Investigué mucho por internet y resulta que al parecer es muy difícil de hacer la masa en Thermomix. Cogí ideas de aquí y de allá, y por lo que se ve he tenido la suerte de que me quedara magnífica. Y esto lo sé porque mis hijos, muy entendidos en la materia, las alabaron.
- No tocar la masa con la mano para darles forma. Para ello usamos una manga pastelera y un cuchillo.

¿Te animas?

Ingredientes para un montón de croquetas (dependerá del tamaño, granditas, unas 50)



- 1 bandeja de solomillos de pollo de unos 500gr. ó unos 300gr. de pollo ya asado, guisado, etc.
- Jamón ibérico al gusto (lo ponemos para potenciar sabor)
- 200gr. de cebolla
- 90gr. de aceite de oliva suave
- 250gr. de harina de trigo
- 800gr. de leche
- 1 pastilla de caldo de pollo
- Nuez moscada, pimienta molida, sal

- 4 huevos
- 1 paquete de pan rallado




Modo de preparación

Lo primero será cocinar el pollo si no es de sobras. Hazlo como lo suelas preparar, o simplemente pon en una bandeja de horno un poco de aceite, coloca encima los solomillos de pollo salpimentados, rocíalos con el zumo de un limón y agrega p.e. tomillo. Tapa con papel de aluminio y pon al horno unos 30 minutos a 140º. Una vez cocinado y limpio de cartílagos, esos 500gr de pollo que vienen en la bandeja se convierten en los 300gr que necesitamos para nuestra receta.

Introducir el pollo ya cocinado y el jamón deseado en el vaso de la Thermomix, a velocidad 6 durante 6 segundos y apartar.

Poner la cebolla cortada en cuartos en el vaso, yo usé cebolla y echalotes hasta completar el peso, pues es lo que tenía en casa. Ponerla a velocidad 4 durante 6 segundos. Usar la pala para bajar los restos de las paredes del vaso y dar otro golpe de Thermomix para que queden bien finas (más si tienes pequeños a los que no les guste el tropezón de cebolla). Añadir el aceite y programar 10 minutos a velocidad 1 y temperatura 100.

Cuando pare echaremos la harina y programamos 3 minutos, a velocidad 3, temperatura 100. Incorporamos después la leche, la nuez moscada, la pastilla de caldo, y mezclar 6 segundos a velocidad 6. Programar después 7 minutos a velocidad 4 y temperatura 100.

Pasado este tiempo añadir el pollo y el jamón que teníamos reservado. Quitar el cubilete de la tapa y poner la espátula en su lugar. Programar 3 minutos más a velocidad 4 y temperatura 100. La masa se mezclará tanto por las cuchillas como por la parte superior con la espátula, que girará también. Puedes parar pasado el primer minuto, abrir, mezclar bien con la espátula de forma manual, y proseguir con el resto del tiempo.



Ya sólo queda colocar la masa en una manga pastelera de boca ancha, tanto como anchas queramos las croquetas. Existe una boquilla especial para este menester. Mi solución fue no poner boquilla, el tamaño perfecto. Dejamos enfriar la masa.




Espolvorear pan rallado en una bandeja y hacer tiras con la masa fría de la manga pastelera. Mientras más fría esté, más fácil de modelar. Cortar del tamaño deseado para las croquetas con un cuchillo. Hacer rodar las croquetas sobre sí mismas para cubrirlas de pan rallado. Pasarlas por huevo batido y volver a pasar por pan. Estas 2 capas de pan son las responsables de unas excelentes croquetas crujientes por fuera y cremosas por dentro.




Ya sólo queda freírlas y disfrutarlas. Recuerda calentar bien el aceite y freírlas de poco en poco para que no se abran. Ya verás, todo un éxito.




Y como en todos los retos, mis compañer@s de la Red Facilísimo tienen otras propuestas viejas y nuevas en #RetoFacilísimo. ¿A que tienes curiosidad?